Un extraño hombre le enseñó la lección de su vida

PUBLICADO EN 01/22/2021
Publicidad

Hay héroes entre nosotros, es así, no siempre están cuando se les necesita pero hay momentos puntuales en los que, cuando sucede una injusticia en público, ahí aparecen ellos, gente anónima que de pronto se atreven a dar el paso y plantarle cara a esas personas mal educadas o incívicas que están haciendo algo que perjudica a los demás. Aun a riesgo de ser atacados o criticados, la adrenalina del momento les hace actuar como lo haría un verdadero líder y acaban con lo que está sucediendo y además le dan una lección a esa persona que no sabe convivir con los demás.

Solo piensas en ti

Muchas personas no tienen ese sentido de colectivo que tienen otras al pensar en los demás, no se sienten parte de la sociedad y actúan por su beneficio propio. Esto quiere decir que cuando están en público muchas veces no se comportan de acuerdo a los estándares sociales preestablecidos. Muchas veces son normas no escritas pero que todo el mundo sabe que se deben cumplir, normas cívicas que hacen que la convivencia sea respetuosa y no dañe a nadie.

Solo Piensas En Ti

Solo Piensas En Ti

El transporte público

Estas normas no escritas, se vuelven más palpables cuando uno viaja en el transporte público, ya sea en metro, autobús, tren o cualquier otro, ahí es donde se ve la verdadera naturaleza de las personas. Puedes comprobar cómo es una persona realmente por cómo se comporta con los demás en estos transportes. Una regla básica es: “tu libertad acaba donde empieza la del otro”, esto quiere decir que puedes hacer lo que quieras siempre que no perjudiques a nadie.

El Transporte Público

El Transporte Público

Respeto a los demás

Esa norma básica se puede aplicar por ejemplo a si vas solo en el vagón, puedes ir escuchando música, pero si hay más gente, debes respetar que quieran estar en silencio. También se puede aplicar al caso de esta historia, si tú vas viajando solo en el metro, puedes ocupar varios asientos si te apetece estar más cómodo pero si sube gente y se quiere sentar, debes cederles los sitios por educación.

Respeto A Los Demás

Respeto A Los Demás

Un chico egoísta

Ese día en el vagón del metro, subió un joven con edad suficiente para saber lo que estaba haciendo, el chico se sentó y subió las piernas al asiento ocupando así varios asientos él solo. Cuando más pasajeros comenzaron a subir y se llenó el vagón, hubo algunos que se tuvieron que quedar de pie porque no había ya más sitio. El joven ni se inmutaba y no cedía los demás asientos ocupados por sus piernas ni cuando la gente le empezó a mirar mal.

Un Chico Egoísta

Un Chico Egoísta

Más habitual de lo que parece

Y aunque os pueda parecer una locura, esto es más habitual de lo que parece. Los vagones de metro son una jungla a diario donde cada uno solo mira por sí mismo, siempre hay alguien que no cede el asiento a personas mayores o embarazadas, siempre hay alguien hablando a voces o escuchando música muy alta, alguien que se pelea o alguien que invade tu espacio personal descaradamente. Parece que la gente se monta ahí y va en una burbuja donde solo existen ellos.

Más Habitual De Lo Que Parece

Más Habitual De Lo Que Parece

Todo el mundo le miraba mal

Este chico se había plantado allí con las piernas encima del asiento ocupando varios sitios él solo y mientras tanto, otras personas iban de pie porque él no cedía el asiento. Sin embargo, nadie se atrevía a decirle nada, muchas veces la gente se ofende aunque no lleve razón y te pueden increpar o incluso agredir, nunca se sabe con quién estás tratando. La gente solo se quedaba mirándole pero el chico se hacía el loco.

Todo El Mundo Le Miraba Mal

Todo El Mundo Le Miraba Mal

Eso no podía continuar así

Era una situación bastante incómoda paras todo el mundo, ya que todo el vagón se había dado cuenta de la situación pero nadie se atrevía a decir nada. El chico mientras tanto, pasando de todo aquello, cogió su móvil y se puso a jugar a un juego. Lo que él no sabía es que la tortilla se daría la vuelta pronto con la llegada al vagón de un extraño hombre.

Eso No Podía Continuar Así

Eso No Podía Continuar Así

Había alguien más en el vagón

Y lo que tampoco sabía este joven mal educado, es que ese día, el karma y este hombre extraño no iban a ser los únicos en darle una buena lección. En ese vagón ya había una persona que se había fijado en que era un mal educado y que iba a hacer fotos de todo lo que estaba a punto de suceder allí. Esas fotos harían que se arrepintiera para siempre de haber puesto los pies encima del asiento.

Había Alguien Más En El Vagón

Había Alguien Más En El Vagón

Se encendió la llama en Twitter

Cuando al chico se le vino encima todo el peso de lo que había hecho, alguien en el vagón sacó varias fotos de lo sucedido, nunca se había visto nada igual y esa persona lo subió a Twitter, escribiendo además toda la historia con pelos y señales. Nadie se esperaba que la historia se hiciera viral y ahora todo el mundo en el instituto se iba a reír de ese chaval mal educado pues había recibido su merecido.

Se Encendió La Llama En Twitter

Se Encendió La Llama En Twitter

No hay nada peor que la vergüenza

Y es que cuando uno es un preadolescente, no hay nada peor que hacer el ridículo en público. Nadie quiere que se rían de ellos ya que a esas edades la imagen es muy importante y ser popular y todas esas chorradas que de mayor se te olvidan. Por este motivo, el hecho de que la historia se hiciera viral era también un buen escarmiento para el joven desconsiderado. Ahora se iban a reír de él durante una buena temporada.

No Hay Nada Peor Que La Vergüenza

No Hay Nada Peor Que La Vergüenza

¿Quién hizo la foto?

Quien hizo la foto y la subió a Twitter junto con toda la historia era nada menos que Isabel Kim, una prestigiosa reportera que trabajaba para uno de los periódicos más importantes de Nueva York, El New York Times. Aparte de su trabajo en el periódico, a Kim le gustaba hacer fotos con su móvil de cosas que pasaban por la calle en su día a día y tenía muchísimos seguidores tanto en Twitter como en Instagram.

Quién Hizo La Foto

Quién Hizo La Foto

Una gran foto

Las cosas que Isabel subía a sus cuentas de Twitter e Instagram normalmente eran paisajes, personas que se cruzada día a día y sus historias o cosas que le pasaban a ella habitualmente. Sin embargo lo de aquel día rompió todos los moldes posibles, aquella historia se hizo viral en cuestión de minutos y todo el mundo comentaba y compartía la historia, y es que no era para menos, algo así no se ve todos los días.

Una Gran Foto

Una Gran Foto

¿Qué fue lo que sucedió?

Era un día como otro cualquiera en la vida de Isabel Kim, ella solía desayunar todas las mañanas en la misma cafetería de su barrio mientras leía el periódico, después cogía la línea 3 del metro para ir a su puesto de trabajo en el New York Times, sin embargo ese día no se esperaba lo que iba a ocurrir en el vagón de metro donde ella iba montada. Un joven subió y se sentó subiendo los pies al asiento y ocupando él solo 3 sitios.

Qué Fue Lo Que Sucedió

Qué Fue Lo Que Sucedió

Iba a su bola

A pesar de que el vagón se llenó rápidamente puesto que era hora punta en la mañana, el chico no levantó ni una sola vez la cabeza de su teléfono móvil mientras algunas personas se le acercaban esperando que por cortesía bajara los pies y les dejara sentarse también. Para sorpresa de todos los que lo intentaba, el chico ni levantaba la mirada aun sabiendo lo que estaba pasando. Todo el mundo allí comenzó a irritarse y la tensión se volvió palpable en el vagón.

Iba A Su Bola

Iba A Su Bola

Alguien le iba a dar la vuelta a la tortilla

Todo el mundo en el vagón miraba al chico con rabia e impotencia pero nadie se atrevía a decirle nada. Lo más gracioso de todo es que el chico no iba solo, tenía la espalda apoyada en una mujer que llevaba gafas de sol y auriculares de música. La mujer era su madre y ella tampoco le decía nada a su hijo por llevar los pies ahí puestos. Este hecho irritaba mucho más a todos los allí presentes, sin embargo alguien subió al vagón que iba a cambiar las cosas.

Alguien Le Iba A Dar La Vuelta A La Tortilla

Alguien Le Iba A Dar La Vuelta A La Tortilla

El doble de Elton John

En la siguiente parada, se abrieron las puertas del vagón del metro y subió un misterioso hombre. Era muy alto, media casi 2 metros de altura y era tan ancho como un armario. Además vestía como si fuera una estrella del pop y llevaba gafas de sol redondas a lo Elton John. Verdaderamente se parecía mucho a él solo que en versión grande. El chico, seguía ensimismado con su teléfono móvil y no vio venir lo que se le venía encima.

El Doble De Elton John

El Doble De Elton John

Por las buenas

Automáticamente el misterioso hombre vio que había hueco para sentarse si el chico bajaba las piernas del asiento así que no se lo pensó dos veces y se fue directo a él. El hombre no se esperaba que el chico fuera a responderle de la manera que lo hizo y la primera vez se lo pidió con buenos modales. Les dijo si le dejaba un hueco por favor y para su sorpresa el niño no levantó ni la cabeza del móvil.

Por Las Buenas

Por Las Buenas

Su madre no hacía nada

El doble de Elton John en ese momento se rio un poco incrédulo de que el chaval le hubiera ignorado de tan descarada manera y después de que asimiló que el chico era un maleducado, miró a la madre esperando algún tipo de reacción por su parte pero para su sorpresa ella ni se movió. ¿Cómo era posible que fueran los dos tan desconsiderados? No le cabía en la cabeza que hubiera gente así, así que se empezó a cabrear.

Su Madre No Hacía Nada

Su Madre No Hacía Nada

La madre no estaba en cuerpo presente

Elton se empezó a cabrear muchísimo con la situación y no podía tolerar que hicieran como si no pudieran verle. Sacudió su mano delante de la cara de la madre para llamar su atención y que hiciera algo al respecto pero ella seguía allí, inmóvil, sin inmutarse de nada. De pronto, Elton se dio cuenta de que la señora, ¡estaba dormida! Con razón no había dicho nada en todo el trayecto, la pobre no se estaba enterando de nada.

La Madre No Estaba En Cuerpo Presente

La Madre No Estaba En Cuerpo Presente

Hora de pasar a la acción

El hombre ya sabía que no era culpa de la madre pues la pobre iba dormida todo el rato, seguramente estaba muy cansada de trabajar y tener que ser madre a la vez de tal maleducado. Así que decidió pasar a la acción y no iba a parar hasta que aquel muchacho quitase las piernas de ahí. Pero antes de hacer las cosas por las malas, le iba a dar una última oportunidad de quitarse por las buenas.

Hora De Pasar A La Acción

Hora De Pasar A La Acción

Segunda parte

De nuevo, Elton se puso mirando hacía el chico, y esta vez, con un tono mucho más severo, volvió a decirle que le dejara sentarse, que estaba ocupando varios asientos él solo y que había gente que iba de pie por su culpa. Le dijo incluso que si no le daba vergüenza actuar así. En esos momentos, el vagón entero se quedó en silencio, esperando a ver qué respondía el chico. Esta vez, levantó la mirada y con el ceño fruncido le gritó a Elton: ¡Que me dejes en paz!

Segunda Parte

Segunda Parte

La ira le invadió

Podía verse a la perfección cómo la cara de Elton pasó de color blanco a color rojo. Se enfureció de tal manera que algunas personas incluso se alejaron un poco de él porque parecía como si fuera a coger mal niño y lo fuera a lanzar del vagón. No podía creerse que un chico tan joven fuera tan maleducado y desconsiderado y no iba a dejarlo pasar. Su madre podía seguir durmiendo plácidamente mientras él ejecutaba su plan por las malas.

La Ira Le Invadió

La Ira Le Invadió

Por las malas

Se le había acabado la paciencia y era hora de tomarse la justicia por su mano, se iba a sentar en aquel vagón si o si y ese joven iba a tener que quitarse. Elton cogió, con sus dos metros de altura y sus casi 180 kilos de peso y, ante la mirada atónita de todo el vagón, se sentó encima del muchacho aplastándolo como una pegatina. La cara del chico, desencajada, no tenía desperdicio e Isabel Kim lo fotografió todo.

Por Las Malas

Por Las Malas

La respuesta de Twitter

En ese momento, toda la gente que iba en el vagón del metro comenzó a aplaudir a aquel hombre mientras el chico aún se retorcía de dolor como un gusano aplastado. Lo más gracioso es que el chico no se quitó de ahí y seguía orgulloso con sus piernas encima del sillón, solo que aplastadas por aquella mole que era Elton. Las redes sociales estaban ardiendo en comentarios después de que Kim subiera toda la historia a Twitter.

La Respuesta De Twitter

La Respuesta De Twitter

Se hizo justicia

Comentarios de todo tipo empezaron a llegar, tipo “no todos los héroes llevan capa” y la gente felicitaba a Elton por haberle dado un escarmiento a ese joven maleducado y la cara que se le quedó al chaval era un poema. Además le esperaba otro buen escarmiento cuando llegara al instituto y todos sus compañeros se rieran del él por aquello. Y es que hay veces que hay que actuar así porque la gente pierde los modales y hay que recordarles que no están solo ellos en el mundo.

Se Hizo Justicia

Se Hizo Justicia

Publicidad